TURISMO DE BISTURÍ

TURISMO DE BISTURÍ

En todo el mundo están surgiendo numerosas agencias que ofrecen paquetes de vacaciones con cirugía estética y todo incluido. Las ofertas consisten generalmente en servicios de hospitales privados, y las compañías aseguran que cuentan con un equipo médico altamente adiestrado y con las credenciales requeridas.

No hay cifras oficiales sobre el número de españoles que viajan al extranjero para someterse a una operación de cirugía estética, pero los profesionales saben que el fenómeno existe, con destino sobre todo a los países iberoamericanos. También los turistas que veranean en las costas españolas deciden operarse aquí.
La existencia de precios más baratos que en los países de origen es una poderosa razón que aprovechan algunas compañías para ofrecer paquetes turísticos con estancia en lugares paradisíacos y que incluyen la operación. Como los procedimientos de cirugía no gozan de cobertura de seguros, el precio es el gancho del turismo de esa especialidad.
La Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE) advierte del peligro de aceptar este tipo de ofertas llamativamente baratas, cerradas y de tiempo limitado porque para que el resultado sea el deseado los pacientes precisan un adecuado control postoperatorio.
Aunque existen médicos expertos y calificados en todo el mundo, también la American Society of Plastic Surgeons (ASPS) advierte a los pacientes de que podrían correr riesgos innecesarios al elegir un paquete de vacaciones de cirugía estética, seleccionando sin saber médicos no acreditados, y sometiéndose a procedimientos en instalaciones quirúrgicas que carecen de certificación oficial.
Las actividades relacionadas con vacaciones pueden poner en peligro la salud de los pacientes. Los viajes de cirugía se comercializan como vacaciones. A pesar de su atractivo, debe evitarse cualquier tipo de actividad vacacional después de la cirugía. Para poder curarse adecuadamente, y reducir la posibilidad de complicaciones, los pacientes no deben tomar el sol, beber alcohol, ni hacer ejercicio después de la cirugía o participar en recorridos largos (ya sea a pie o en autobús).
La cirugía estética debe tomarse muy en serio. Aún con los mayores cuidados, toda cirugía, incluyendo la estética, implica ciertos riesgos, los cuales pueden incrementarse cuando los procedimientos se llevan a cabo en paquetes de vacaciones. Las infecciones se producen con mayor frecuencia en pacientes que viajan al extranjero para someterse a ese tipo de cirugía, y entre las complicaciones más comunes figuran cicatrices, hematomas, y resultados insatisfactorios.
También los viajes aumentan significativamente los riesgos de complicaciones. Individualmente, los vuelos o las cirugías prolongadas pueden incrementar el riesgo potencial de aparición de embolia pulmonar y coágulos sanguíneos. Por tanto, el viaje combinado con la cirugía incrementa el riesgo de padecer estas complicaciones potencialmente fatales, además de la posibilidad de inflamación e infección. La ASPS aconseja que, antes de volar, es preciso esperar de cinco a siete días con posterioridad a procedimientos quirúrgicos corporales como la liposucción y el aumento de los senos; y de siete a diez días en caso de procedimientos del rostro como estiramientos, cirugía de los párpados, reconstrucción de la nariz y tratamientos con láser.
El seguimiento y el post-operatorio son partes importantes de cualquier cirugía. Los paquetes de vacaciones y cirugía estética proporcionan cuidados post-operatorios muy limitados (si es que existe alguno) una vez que el paciente haya regresado a su país. Además los médicos locales podrían desconocer las técnicas quirúrgicas empleadas por el cirujano que realizó inicialmente la operación, lo cual hace que el tratamiento se dificulte o se haga casi imposible.
Y es que a veces lo barato sale caro, porque los pacientes pueden tener gastos adicionales en revisiones, y complicaciones que podrían superar con creces el costo de una operación realizada por un cirujano de su país.
Para que una cirugía cosmética se lleve a cabo con seguridad, se requiere de la administración adecuada de anestesia, técnicas de esterilización, instrumentación y equipos modernos, así como la acción de cirujanos adiestrados adecuadamente. Muchas instalaciones son de propiedad y operación privada, lo cual dificulta la comprobación de las credenciales de cirujanos, anestesiólogos y otro personal médico. No existe ninguna ley que proteja a los pacientes que se someten a una intervención fuera de su país. Por lo que, en caso de negligencia por parte de un cirujano o institución, es probable que no proceda recurso legal alguno.
También puede ocurrir que los productos o dispositivos de cirugía estética que se utilizan en otros países no hayan sido probados ni se haya demostrado su seguridad y efectividad, ni hayan sido aprobados por las administraciones de otros países.
Argentina, Brasil, Costa Rica, República Dominicana, Malasia, México, Filipinas, Polonia, Sudáfrica y Tailandia son los destinos más solicitados para someterse a una operación de cirugía estética.
Estos países cuentan con una amplia oferta de paquetes de vacaciones, desde safaris y cirugía hasta viaje tropical y paisajístico.
Los procedimientos más solicitados son: aumento de senos, liposucción, estiramiento de rostro, cirugía del vientre, cirugía de los párpados, y reformación de la nariz. Con la aparición de programas televisivos reality show acerca de los procedimientos de cirugía plástica, algunas compañías ya están ofreciendo tratamientos embellecedores extremos.

[print_link]
Responder

Debes ingresar para publicar un comentario.