PLAN DE ATAQUE CONTRA LA CELULITIS

Nueve de cada diez mujeres tiene celulitis. Aunque eliminar las células grasas de debajo de la piel es difícil, no es una misión imposible. Como suele decirse, la mejor defensa es un buen ataque, así que no hay tiempo que perder. Tus mejores armas de combate son la paciencia y la constancia, y tu  objetivo: lucir una piel más lisa y firme.

Mal que nos pese, las mujeres, en especial las mediterráneas, estamos genéticamente programadas para tener celulitis.

¿Cómo se forma?

La celulitis es una especie de reserva energética que el cuerpo de la mujer almacena en la capa más profunda de la piel. En esta zona, se encuentra el tejido adiposo, que está formado porlos adipocitos, las células que se encargan de guardar la grasa que no quemamos.

Cuando estos adipocitos crecen de forma anormal -pueden aumentar hasta 60 veces su tamaño original- quedan aprisionados entre las fibras de colágeno de la piel, que se acaban encapsulando a su alrededor. Este fenómeno provoca la aparición de nódulos, que dan lugar a una piel irregular, sembrada de pequeños hoyuelos.

Esta nefasta reacción en cadena no acaba aquí, ya que los nódulos encapsulados comprimen los tejidos de la zona, dificultando la circulación de la sangre y aumentando la retención de líquidos y de toxinas.

Busca su origen

Aunque no podemos huir de nuestra herencia genética, un factor que predetermina la aparición de la celulitis, siguiendo un estilo de vida saludable podemos evitar que la piel de naranja vaya a más. Evita, en la medida de lo posible, las dietas desequilibradas, el sedentarismo, el estrés, el tabaco y el alcohol. Estos agravantes no sólo facilitan la acumulación de la grasa en los adipocitos sino que también dificultan el drenaje de los líquidos y las sustancias de desecho.

Tipos de celulitis

Antes de desenfundar tus armas, conviene determinar qué clase de celulitis tienes para, así, diseñar la mejor estrategia de ataque.

Celulitis dura o compacta

Este tipo de celulitis, que se instala en zonas muy localizadas como las pistoleras o la cara interna de las rodillas, no presenta flacidez y no se evidencia más que al pellizcar la piel -las ondulaciones de la piel no se desplazan con el movimiento corporal.

Duele al apretar la zona y, al menor golpe, suele aparecer un cardenal. La celulitis dura actúa al margen de los kilos, por lo que es común entre chicas jóvenes o deportistas, es decir, entre mujeres que tienen la piel firme y los músculos bien tonificados.

Plan de ataque

Con una buena crema lipolítica, que desincruste los nódulos de grasa y alise la piel, estos casos se resuelven en poco tiempo -es el tipo de celulitis que mejor responde a los tratamientos. Aunque es en verano cuando la piel de naranja se convierte en una pesadilla recurrente, las mujeres que tienen este tipo de celulitis, no deberían bajar la guardia el resto del año.

El riesgo es grande, ya que la celulitis dura puede empeorar si se deja de practicar deporte, se descuida la dieta o se abandona el tratamiento cosmético. La mesoterapia, un tratamiento que moviliza la grasa acumulada que no desaparece con el ejercicio, gracias a la potente acción de los principios adelgazantes, anticelulíticos y drenantes que se infiltran en la piel, es el tratamiento de cabina que mejores resultados ofrece en estos casos.

Celulitis blanda

La piel se muestra esponjosa y con falta de firmeza. Los nódulos de grasa se aprecian a simple vista y se balancean al andar. Normalmente, se localiza en la parte interna de los muslos, las caderas y los glúteos. Este tipo de celulitis es la típica de las personas sedentarias o las que han dejado de hacer ejercicio. También se da entre las mujeres con tendencia a los kilos de más y las que suben y bajan de peso continuamente.

Plan de ataque

Se amplían los frentes, ya que además de combatir la celulitis, se hace necesario reducir la flacidez. Decántate, por lo tanto, por las cremas anticelulíticas que ejerzan un importante efecto reafirmante. Aunque conviene mejorar orar la dieta-evitando el picoteo, la comida precocinada e incluyendo alimentos que aumenten la elasticidad de los tejidos, nada te resultará tan efectivo como hacer deporte.

A fin de reafirmar la piel y endurecer los tejidos puedes recurrir a la radiofrecuencia, un tratamiento que consiste en aplicar una corriente de alta frecuencia que calienta la dermis, lo que ayuda a compactar y reducir los nódulos de grasa, así como a estimularla formación de colágeno.

Celulitis edematosa

La piel adquiere un aspecto acolchado, la flacidez de los tejidos es notable y se aprecian, por otro lado, importantes signos de insuficiencia circulatoria y de estancamiento de líquidos -al presionar la piel, ésta se blanquea y después se vuelve roja. Los adipocitos encapsulados pueden llegar a presionar los nervios y producir dolor. Es la menos frecuente, pero la más molesta, dado que suele ir acompañada de pesadez de piernas, varices y tobillos hinchados.

Plan de ataque

Elige un cosmético que esté especialmente indicado para la celulitis rebelde e incrustada, que aparte de contener activos anticelulíticos y remodelantes, aporte ingredientes drenantes y desinfiltrantes. Las cremas con efecto frío son muy útiles, ya que favorecen la circulación venosa y reducen la hinchazón, lo que alivia la pesadez de piernas. Tu plan anticelulítico también requiere seguir una dieta equilibrada y hacer deporte tres
veces a la semana, como mínimo.

En opinión de los expertos, los deportes de resistencia -nadar, pasear por la playa, «aquagym», hacer «footing», subir escaleras, etc.- dan mejores resultados que los deportes de alta intensidad -tenis, «spinning» etc-. No estaría de más que acudieses a un centro de estética una vez por semana para hacerte un masaje drenante o someterte a un tratamiento de mesoterapia o de electroestimulación.

La correcta aplicacion de los anticeluliticos

Como gran parte de los resultados de los productos anticelulíticos dependen de una correcta aplicación del producto, te explicamos cuáles son los mejores procedimientos:

Brazos

Extiende el producto con movimientos largos y ascendentes. Por la cara externa, desde el codo hasta los hombros, y en la cara interna, desde el codo hasta la axila. Insiste en esta última zona, ya que es la más proclive a la flacidez.

Abdomen

La celulitis localizada en la zona abdominal está muy relacionada con lafalta de firmeza de la piel. Aplica el producto realizando un suave masaje circular, siguiendo la dirección de las agujas del reloj. Al finalizar, pellizca la grasa con los dedos índice, corazón y anular de las dos manos haciendo rodamientos en el centro del vientre y en los laterales, de arriba a abajo, como si amasaras la piel.

Glúteos y caderas

La parte alta de los muslos y la zona inferior de las nalgas son las zonas donde la celulitis se instala más frecuentemente. Como paso previo a la aplicación del producto, trabaja la zona durante un minuto con los puños de las manos en sentido ascendente. A continuación, extiende el anticelulítico dibujando círculos concéntricos en el sentido de las manecillas del reloj.

Piernas

Extiende el producto con ambas manos ejerciendo movimientos amplios y ascendentes, sin olvidar la cara posterior de las rodillas y la zona interna de los muslos. Si realizas este masaje, tumbada en la cama y con las piernas en alto, será aún más efectivo.

¿Cómo aplicarlos?

La presión que se ejerce al aplicar el producto es otro factor clave. En caso de celulitis blanda, extiende el producto presionando la zona, insistiendo con los nudillos en las zonas más afectadas, pero no hasta el punto de que sea doloroso. En caso de celulitis edematosa o dura, date un masaje suave.

Pequeños gestos que mejoran el estado de la piel

Ropa

Debe ser amplia y de tejidos naturales, que favorezcan la transpiración de la piel.

Zapatos

Para no poner más obstáculos a la circulación de retorno, evita los zapatos de tacón alto. Lo ideal es que no superen los 5 cm.

Al caminar

Procura caminar con las rodillas ligeramente flexionadas. De está forma, darás mayor movilidad a los músculos de la pelvis y evitarás que la grasa de acumule en los lugares más conflictivos: los glúteos y las caderas. Para facilitar el retorno venoso, cuando andes, apoya el pie de la forma correcta: primero el talón, después la planta y, por último, los dedos.

Ojo con la postura

Aprende a caminar contrayendo el vientre y con la espalda recta.

Date duchas frías

Es el método anticelulítico más barato que existe. Empieza con un chorro de agua fría en los tobillos y ve subiendo por la cara externa de las piernas hasta llegar a las nalgas. Aplica un chorro de agua caliente y finaliza el tratamiento con un nuevo chorro de agua fría. Las duchas de contraste mejoran la circulación de la sangre, movilizan los líquidos linfáticos y aceleran la quema de grasas, aparte de tonificary reafirmar la piel.

Así se combate la celulitis en la mesa

Con estas pautas de alimentación, la celulitistiene los días contados.

Dieta baja en grasa

Huye de las carnes grasas, los embutidos, los lácteos enteros (mantequilla, leche, quesos, nata) y los fritos.

El azúcar, bajo candado

Controla al máximo el consumo de azúcares de rápida absorción, otros de los componentes de los alimentos que más fácilmente se transforman en grasa si no son utilizados de forma inmediata por el organismo como fuente de energía. Mantén a kilómetros de distancia el chocolate, los caramelos, la bollería, las «chuches», la miel, los refrescos azucarados, etc.

Aléjate de la sal, favorece la retención de líquidos

Además de limitar la cantidad de sal que utilizas en la cocina, restringe al máximo el consumo de comida precocinada  y de alimentos en conserva.

Frutas y Hortalizas

Da preferencia a los vegetales diuréticos y laxantes. Algunos de los mejores ejemplos son la piña, la papaya, el melón, la sandía, el pomelo, el apio, el pepino, las endibias, las berenjenas, la verdura de hoja verde, la zanahoria cruda, el espárrago y la alcachofa.

El agua tu mejor aliada

Bebe dos litros de agua al día, te ayudarás eliminar toxinas através de la orina y a evitar el estreñimiento. Evita las bebidas con gas y los zumos azucarados.

Que no falte hierro

El déficit de este mineral, imprescindible para la oxigenación de la piel, favorece la aparición de la celulitis y dificulta su eliminación. Haz un hueco en tu dieta semanal a las legumbres, la carne magra, el arenque salado, las pipas, los pistachos, las avellanas, el sésamo, los mejillones y el paté de calidad.

Silicio, en buenas dosis

Los alimentos que contienen este mineral, entre otras muchas funciones, ayudan a mantener la piel firme. Los cereales integrales, la calabaza, la remolacha, la cebolla y los guisantes son algunas de las mejores fuentes de silicio. Si la pérdida de elasticidad de la piel es una de tus principales preocupaciones estéticas, toma infusiones de cola de caballo o cápsulas de bambú.

Preguntas y respuestas sobre la celulitis

¿La celulitis guarda relación con el sobrepeso?

La celulitis ataca por igual a las mujeres rellenitas que a las delgadas. De ahí que, para mejorar el estado de la piel de naranja, no se tenga que seguir una dieta de adelgazamiento, sino alimentarse de forma más sana y equilibrada. Si bien la celulitis no está asociada a un problema de sobrepeso, los kilos de más pueden empeorar la situación y aumentar su visibilidad.

¿El sol resulta perjudicial?

El calor resulta perjudicial, puesto que dificulta la circulación de la sangre, agrava la retención de líquidos y allana el terreno a la flacidez. Como la celulitis pasa más desapercibida sobre una piel bronceada, recurrira los autobronceadores es la opción más inteligente.

¿Influyen los cambios hormonales?

Si. Los adipocitos, las células grasas que se deforman, pueden multiplicarse durante la pubertad, el embarazo o la menopausia a causa de las fluctuaciones hormonales. En esos períodos, extrema las precauciones. Los embarazos y la menopausia pueden propiciar la instalación de celulitis en el vientre, mientras que la pubertad, favorece la aparición de celulitis en la parte inferior del cuerpo.

¿Por qué los hombres no tienen celulitis?

Aunque algunos hombres la sufren de forma excepcional, las mujeres son más propensas a sufrir celulitis debido a la influencia de las hormonas (los niveles altos de estrógeno, provocan su aparición) y a la distinta composición de la piel.

Fuente: Revista Pronto

Responder

Debes ingresar para publicar un comentario.