PIERDE UNA TALLA ALLI DONDE MAS LO NECESITAS

Si se te resisten esos 2 o 3 kilos que cogiste en verano y que se acomodaron justo donde no querías, sigue leyendo. La clave para lucir un cuerpo más esbelto y atractivo está en adaptar la dieta a tus necesidades y en desafiar las leyes de la genética con todos estos consejos.

Si las grasas se aposenta en las caderas, los gluteos y las piernas….

No falla, a la que aumentas de peso, subes una talla de pantalón y a la que te pones a régimen, pierdes pecho. La grasa que se deposita en la mitad inferior del cuerpo es especialmente resistente a las dietas de control de peso, pero no es, ni mucho menos, imbatible.

☞  Conoce la causa

Debido a una cuestión hormonal, la mayoría de mujeres en edad fértil acumulan los excesos en las caderas -las temibles cartucheras-, el trasero y los muslos. Los kilos de más también tienden a instalarse en estas zonas en personas de metabolismo lento.

☞  En la mesa

Una de las mejores formas de abordar esta tendencia es aumentando el consumo de proteínas -carne magra, pescado y huevos- y reduciendo el de grasas – embutidos, lácteos enteros, salsas, bollería, etc.-.Y es que según señalan los expertos, las proteínas, aparte de conseguir saciar el estómago durante más tiempo, son el macronutriente cuya digestión requiere de un mayor gasto calórico. No intentes, portanto hacer una dieta drástica dejando de comer alimentos imprescindibles, como la carne o el pescado.

Obtendrás mejores resultados si intentas que cada comida principal -desayuno incluido- contenga, obligatoriamente, una ración de alimentos proteicos yotra ración devegetales, a ser posible crudos. Elige, eso sí, las fuentes de proteínas más ligeras: pollo, pavo, conejo, piezas magras de carne roja, merluza, bacalao, calamar, pulpo, leche desnatada, queso con 0% de materia grasa, huevos, etc.

☞  Distribucion de las comidas

Pondrás tu metabolismo a cien si realizas cinco comidas al día en lugar de tres -desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena-. Recuerda, por otro lado, que nuestro motor interno se vuelve más perezoso y quema menos energía a medida que avanza el día, así que nada de dulces o «snacks» salados de las cinco de la tarde en adelante.

☞  Contra estreñimiento y la mala circulacion

Además de empeorar la celulitis, estos trastornos tienden a incrementar la acumulación de líquidos y toxinas de la cintura para abajo. Combátelos aumentando la ingesta de los dos únicos componentes de la dieta que sacian sin engordar: el agua y la fibra.
Los expertos aconsejan empezar y acabar el día con un aporte hídrico. Por la mañana, en ayunas, toma un té, un poleo menta o, en caso de mala circulación de la sangre, un zumo de fruta cítrica o una infusión de escaramujo y, por la noche, una tisana digestiva de anís verde o de hinojo.

En total, intenta beber 2 litros de líquidos entre agua, infusiones, zumos naturales (los industriales contienen el doble de azúcar que los caseros), caldos desgrasados, sopas, refrescos «light», etc. A fin de ingerir más fibra, un compuesto capaz de «llenar» el estómago, acelerare) tránsito intestinal y reducir la absorción de grasas a nivel intestinal, sigue la sana recomendación de comer cinco raciones de frutas y hortalizas al día, apuesta por los productos integrales y consume legumbres como plato único dos o tres veces por semana.

☞  ¿Qué deportes te convienen?

Para elevar el trasero y definir la curva entre las nalgas y los muslos va muy bien hacer bicicleta, «spinning» y «step» -el equivalente en el gimnasio a subir y bajar escaleras-. También ayuda a reducir volumen en los glúteos y a fortalecer los muslos, las famosas sentadillas, que se hacen flexionando las piernas como si fueses a sentarte en una silla, manteniendo la espalda recta y los brazos estirados hacia delante. Si tus hombros, en comparación con tus caderas, son estrechos, desarróllalos con pesas, natación o ejercicios de remo. Así tu silueta se verá más proporcionada.

Si los excesos se instalan en el vientre, el pecho y los brazos….

Si cuando ganas peso, la grasa tiende a distribuirse en la zona superior del cuerpo: el vientre gana volumen, la cintura se desdibuja y subes una talla de sujetador, respira tranquila porque estos son precisamente los kilos más fáciles de eliminar.

☞  Conoce la causa

Los expertos calculan que el 30% de la grasa que se acumula en el tronco y el abdomen responde a una predisposición genética, lo que significa que, con una alimentación correcta y algo de ejercicio, podrás deshacerte del 70% restante!

☞  En la mesa

Vigila los hidratos de carbono de rápida absorción -dulces, bollería, patatas, arroz blanco, pasta refinada, «corn flakes», etc.-. El consumo de este tipo de alimentos dispara los niveles de insulina en sangre, provocando un mayor almacenamiento de grasas en la mitad superior del cuerpo. Para mantener estables los niveles de esta hormona es importante optar por la versión integral no sólo del pan, sino también de los cereales del desayuno, el arroz y la pasta.

Otro consejo muy efectivo, en este sentido, es combinar todos estos alimentos con vegetales: cereales del desayuno con fruta, arroz con champiñones, pasta con calabacín, etc. Está comprobado, por otro lado, que cuando las calorías de más provienen de alimentos ricos en grasas -embutidos, queso curado, leche y yogures enteros, carne grasa, etc.-, la zona que antes tiende a actuar de almacén es el abdomen y la parte baja de la espalda. De ahí la necesidad de elegir lácteos desnatados, retirar la piel y la parte visible de la grasa antes de cocinar la carne o el pescado y evitar las grasas superfluas, presentes en los postres lácteos, la bollería y las salsas a base de aceite, de nata líquida, de mantequilla, etc.

☞  Distribución de las comidas

Prepárate desayunos completos -una ración de cereales, otra de lácteos desnatados y fruta-, reserva tu comida principal para el mediodía y aligera la cena al máximo, evitando las recetas de pasta o de arroz, las patatas y los bocadillos.

☞  Controla el estrés

Llevar una vida muy ajetreada aumenta la producción de cortisol, una hormona que, además de abrir el apetito, aumenta la acumulación de grasas en el vientre. Así que baja el ritmo y busca la ayuda de las infusiones relajantes -manzanilla, rooibos, tila, espino albar, etc.-. Harás bien en limitar el consumo de estimulantes: café, chocolate y bebidas de cola y en comer de forma más relajada, ya que está comprobado que ingerir los alimentos con ansiedad, hincha la tripa.

¿Qué deportes te convienen?

Para quemar la grasa que se acumula en la parte superior del cuerpo se necesita hacer trabajo cardiovascular tres veces por semana en sesiones de 1 hora -bici, natación, jogging, baile, etc.-. El resto de días procura caminar a buen paso durante media hora, como mínimo. Si acabas de tener un bebé, infórmate acerca de la gimnasia hipopresiva, ideal a la hora de potenciar la musculatura abdominal que hace de «fajín» y afinarla cintura.

Fuente: Revista Pronto

Responder

Debes ingresar para publicar un comentario.