MAQUILLAJE PERSONALIZADO

MAQUILLAJE PERSONALIZADO

Vamos a desvelarte todos los secretos para que potencies al máximo tu atractivo. Si dudas sobre cuál es la tonalidad de pintalabios que más te conviene o qué sombra resalta mejor el color de tus ojos, sigue leyendo. La clave podría estar en el tono de tu piel o en el color de tu cabello.

Cutis resplandeciente

A la hora de elegir el fondo de maquillaje que mejor te queda entran en juego factores como el tipo de piel y el tono del cutis. Acierta a la primera teniendo en cuenta estos detalles:


¿Tienes la piel seca?

Te iría bien utilizar un fondo de maquillaje en textura cremosa, formulado con agentes grasos para que, aparte de evitar la incómoda sensación de tirantez, deje un aspecto satinado en la piel. Como las pieles secas son más propensas a la aparición de arrugas prematuras, elige un producto con filtro solar.

¿Cutis mixto?

Tras años de investigación, la industria cosmética ha logrado crear fondos de maquillaje equilibrantes, cuyos activos absorben la grasa allí donde se necesita-normalmente la frente, la nariz y la barbilla-ala vez que aportan activos hidratantes a las zonas más secas.

¿O graso?

El objetivo es matificar los brillos. Escoge fórmulas «oil free» en texturas compactas, el tipo de acabado que cubre con más precisión las imperfecciones. Algunos de los productos más indicados son los que incluyen en su fórmula microesferas o polvo de sílice.

Guíate por el tono de tu piel

A las pieles morenas, les sientan de maravilla los fondos de maquillaje en bronce con reflejos dorados. A los cutis rosados, les van mejor los fondos beige con pigmentos amarillos y a las pieles pálidas, los maquillajes en tono melocotón. Los rostros de piel cetrina deberían decantarse por los maquillajes de acabado beige rosado.

Ojos a la carta

Para que tu mirada gane magnetismo, sólo tienes que estudiar la forma de tus ojos y elegir sombras que realcen su color.

Corrige unos ojos hundidos o saltones

Si tus ojos son pequeños o los tienes más bien hundidos, perfila el contorno del párpado inferiorcon un lápiz blanco, beige o avellana y decántate por las sombras claras y luminosas, así como por las máscaras de pestañas alargadoras. Para disimular unos ojos prominentes tendrás que perfilar el contorno de los mismos con un «eye-linee» o un lápiz negro y aplicar una sombra muy oscura en el párpado móvil. Tu cosmético fetiche será la máscara de pestañas de efecto voluminizador.

¿Muy separados o juntos?

Un truco que sirve para aproximar ópticamente los ojos es maquillar el ángulo interno con una sombra oscura. Cuando te los perfiles, incide sobre el lagrimal en lugar de realzar el rabillo y, con el rímel, insiste en las pestañas más próximas al ángulo interior. En caso de tener los ojos más bien juntos, depila ligeramente las cejas en la zona del nacimiento y aplica sombras claras cerca del puente de la nariz. También es importante que delinees el ojo alargando el rabillo hacia el exterior y que maquilles a conciencia las pestañas del ángulo exterior.

Elevar unos ojos caídos

No dejes que este defecto entristezca tu mirada. Disimula la caída de los ojos delineándolos con una línea ascendente que vaya desde el centro hasta el rabillo y utilizando las sombras más oscuras en la mitad externa del ojo.

Sombras: ¿a juego con los ojos?

A no ser que busques un resultado muy discreto, es mejor maquillarlos con sombras que contrasten con el color del iris. A las mujeres de ojos marrones, les favorecen las sombras de color champagne o verde pino y de colores metálicos (dorado, cobre, bronce, etc.) y a las de ojos negros, les van los tonos claros y perlados (beige, rosado, verde traslúcido, etc.). Las sombras anaranjadas, adas, malva, rosa, gris y tostadas realzan la belleza natural de los ojos azules, mientras que toda la gama de rosas, violetas y marrones aumentan el atractivo de los ojos verdes.

Labios de cine

Lucir unos labios espectaculares sea cual sea la forma natural de la boca es el sueño de muchas mujeres. ¿Tienes dudas acerca del color de pintalabios que mejor te queda? Toma nota de los siguientes consejos:

Atenta a su forma

Si tus labios son muy finos o asimétricos, delinéalos uno o dos milímetros más allá del contorno natural con un perfilador del mismo tono que el del pintalabios que vayas a utilizar. Conseguirás que parezcan más voluminosos si usas un labial de tono claro y de acabado brillante o satinado. A los labios gruesos, en cambio, les van mejor los tonos cálidos u oscuros, así como las texturas mate.

Disimular unos labios caídos

Para corregir la caída de los labios, tapa las comisuras con fondo de maquillaje y delinea los labios cerrando el ángulo tres o cuatro milímetros antes de llegar al borde. Otro truco que ayuda a disimular este pequeño defecto es aplicar un labial de un tono más claro en el centro de la boca .

Según el color del pelo y del cutis

Si eres castaña oscura y morena de piel, los tonos granates, los chocolate y los violeta serán una apuesta segura. Recuerda que a las pieles bronceadas les favorecen más los colores de acabado luminoso que los mate. Si tu melena es castaña, pero tienes la piel más bien blanca, te iría mejor maquillarlos con una barra de labios de color albaricoque o melocotón.

Los tonos carne, los beige y toda la gama de rosas sientan de perlas a las mujeres rubias de tez clara, mientras que los tonos coral y salmón quedan de maravilla a las mujeres pelirrojas. En caso de duda, opta por el rojo carmín, un tono que favorece por igual a todas las mujeres y, además, crea un favorecedor efecto «dientes blancos».

Atractiva a cualquier edad

A los 20

Puedes ir a la última porque tu piel lo resiste todo. Emplea fondos de maquillaje con activos matificantes para mantener los brillos bajo control. A esta edad las noches se hacen cortas, así que necesitarás un buen antiojeras que borre cualquier huella de cansancio. Puedes permitirte el lujo de aplicar sombras llamativas y de acabado brillante sin necesidad de renunciar a los pintalabios de colores intensos.

A los 30

Sigue las tendencias del momento sin complejos. Estás en la mejor edad para abusar M «eye-liner», las sombras metalizadas, el rímel negroy el «gloss». Sucumbirás al poderdel iluminador, un cosmético que corrige las sombras que se crean en el lagrimal, bajo las cejas, en las aletas de la nariz y en el centro de la barbilla proporcionando un inmediato efecto «buena cara».

A los 40

Los fondos de maquillaje hidratantes, capaces de suavizar las pequeñas arrugas, serán tus mejores aliados. En tu caso, acertar con el color es toda una necesidad, ya que las tonalidades oscuras tienden a envejecer. El cosmético estrella en esta etapa es el colorete, puesto que, aparte de iluminar el rostro como por arte de magia, eleva ópticamente los pómulos.

En los ojos, apuesta por la discreción: elige perfiladores marrones o grises y sombras de ojos en colores tenues: rosa suave, marrón, gris, lavanda, etc. Afin de aumentar el volumen de los labios, que tiende a afinarse con la edad, aplica un toque de gloss, en el centro del labio inferior.

A los 50

Para unificar el tono de la piel y combatir, al mismo tiempo, las arrugas y la flacidez cutánea se hace necesario emplear fondos de maquillaje con activos tensores. Te convienen los maquillajes formulados con microesferas de colágeno o con siliconas, materiales que producen un efecto «relleno» de las arrugas.

Para dar una nota de coloryfrescura atu rostro, recurre a los coloretes en tonos melocotón o rosa claro. Enmarca tus ojos con lápices neutros, como el beige o el ocre y opta por sombras en tonos marfil, champagne y salmón, que darán mucha vida a tus párpados.Antes de extenderte el pintalabios – los de textura cremosa y colores suaves (como los rosa y los albaricoque) te darán muy buenos resultados -, ten la precaución de hidratarte los labios. Y justo después de aplicar el color, perfílalos. Así evitarás las antiestéticas fugas de color y lograrás definir mejor el contorno de los labios, que se desdibujan con el paso del tiempo.

A los 60

Para disimular las manchas y las arrugas del cutis, elige un corrector de base amarillenta y un fondo de maquillaje en crema un poco más claro que tu piel para que proporcione un efecto luminoso y fresco. Los coloretes de color albaricoque y las máscaras de pestañas grises, marrones o transparentes serán tus cosméticos básicos.

Huye de las estridencias: elige sombras en rosa pastel, ocre nacarado y marrón claro, así como barras de labios en tonalidades muy naturales. ¿Dudas entre varias? La más apropiada es aquella que te queda bien en cualquier momento del día, vayas o no maquillada. Extenderte el pintalabios con un pincel estodo un acierto porque así rellenarás de color las pequeñas arrugas, un truco que ayuda a disimularlas.

Fuente: Revista Pronto

[print_link]
Responder

Debes ingresar para publicar un comentario.