LOS MEJORES REMEDIOS PARA PERDER PESO EN LA TERCERA EDAD

LOS MEJORES REMEDIOS PARA PERDER PESO EN LA TERCERA EDAD

El 43% de los mayores de 65 años tiene sobrepeso. Más allá de la cuestión estética, importante a cualquier edad, el exceso de peso supone un grave problema para la salud. Entre otras cosas, los kilos de más sobrecargan las articulaciones, dificultan la movilidad y castigan el corazón.


Zumo de tomate, el aperitivo salva-línea

Tomar un zumo de tomate como aperitivo te ayudará a controlar el apetito antes de sentarte a la mesa. Esta bebida, además, contiene tres nutrientes esenciales para disfrutar de una salud de hierro: vitamina C, vitamina A y ácido fólico. Si te resulta ácido, mézclalo conjugo de zanahoria.

Agua con limón, a todas horas

En el caso concreto de las personas mayores, el agua se considera como un grupo alimenticio más, debido a que, con la edad disminuye la sensación de sed a pesar de que el agua es, si cabe, aún más necesaria. Lo ideal es que tomes un vaso de agua a cada hora y, para aumentar la sensación de estómago lleno, acompañes las comidas de agua. Si te notas la boca seca, añade al agua un chorrito de limón.

El requesón ligero pero proteínico

En lugar de llenar la nevera de quesos curados y cremosos, ricos en sal,grasas ycalorías, compra requesón, una variedad que posee menos lípidos y más proteínas y calcio que, incluso, el queso fresco. ¿Te parece soso? Aromatízalo con orégano, una picada de ajo y perejil, rabanitos, etc.

Alcachofera, la infusión sobremesa

De potente acción depurativa, la saludable infusión de alcachofera facilita las digestiones pesadas, controla la hinchazón y el estreñimiento y, por si no bastara, también ayuda a perder peso. Emplea una cucharadita de las hojas secas por vaso de agua hirviendo.

No caigas en el error

Cenar cualquier cosa

Las personas mayores tienden a disminuir la toma de alimentos proteínicos porque, aparte de necesitar una mayor preparación culinaria, son más difíciles de masticar. Por eso recurren a alternativas más fáciles -leche con galletas, etc.- cuando lo ideal es que haya una ración de proteínas -carne, pescado o huevos-en cada comida.

Dejar de comer vegetales frescos

Tal vez por la dificultad de salira comprar, los mayores consumen cada vez menos hortalizas y frutas, ricas en vitaminas, lo que unido al déficit de proteínas, puede provocar anemia, asi como una progresiva pérdida de masa muscular y osea.

Abusar de las grasas y el pan

Para no convertir una ensalada o un plato de verdura en una bomba calórica, no tomes más de tres cucharadas de aceite al día, intenta comer sólo dos rebanadas de pan por comida y opta por los lácteos desnatados, igual de ricos en calcio que sus equivalentes enteros.

Buenos hábitos

* Establece cinco comidas al día -desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena-. De esta forma, comerás sin ansiedad, dispondrás de más energía y, además, quemarás más calorías a lo largo del día.

* Reduce el tamaño de las racionesycorta por lo sano con los dulces, los embutidos yel alcohol.

* Consume dos raciones de fruta ytres de verduras al día. 1-2 de esas raciones pueden seren forma de zumo o puré.

* Cena temprano. Al final del día, el metabolismo gasta menos energía, así que recuerda la máxima: Desayuna como un rey; come como un príncipe y cena como un mendigo».

* Antes de tomar infusiones diuréticas, laxantes o complementos adelgazantes (fucus, garcinia, etc.), consulta tu médico.

Fuente: Revista Pronto

[print_link]
Responder

Debes ingresar para publicar un comentario.