LA DIETA DEL GRUPO SANGUÍNEO

LA DIETA DEL GRUPO SANGUÍNEO

La dieta ‘come bien para tu tipo’ se basa en la premisa de que, según nuestro grupo sanguíneo, hay ciertos alimentos que son mejor tolerados que otros. Y que si seguimos regularmente una dieta que nuestro organismo no asimila bien, esto provocaría algunas enfermedades o problemas: desde una obesidad hasta un cáncer.


¿En qué consiste la dieta?

El autor, Meter J. Adamo opina que al seguir sus recomendaciones, aparte de perder peso, reduciremos el riesgo de contraer diabetes, enfermedades coronarias, del hígado e, incluso, cáncer.
Adicionalmente, el autor explica que cada grupo sanguíneo surgió en diferentes épocas de la evolución del hombre. Por ejemplo, que la tipo 0 es la más antigua y que sus ancestros fueron “cazadores y recolectores solitarios”. El grupo A fueron los “cultivadores sociables”, el tipo B los “fortachones sensibles”, y por último el grupo AB, al haber surgido recientemente, serían los “híbridos modernos”.

¿Qué se come en cada grupo sanguíneo?

Dependiendo de si eres 0, A, B o AB, dejarías de comer ciertos alimentos y te concentrarías en los que no te engordan.
Ejemplos de alimentos que te “engordarían” según tu grupo sanguíneo:

Grupo 0: evitar el maíz, alimentos a base de trigo, lentejas y zanahorias. Comer todo tipo de alimentos provenientes de los animales (carnes rojas, pescado, huevos, leche) y muy pocos carbohidratos.
Grupo A: evitar las carnes (todo tipo), lácteos, y trigo. Seguir una dieta vegetariana.
Grupo B: evitar el maíz, trigo y legumbres. Comer abundantemente carnes rojas y pescado.
Grupo AB: evitar las carnes rojas, maíz, trigo y plátanos. Escoger alimentos tanto del grupo A como del B.

¿Qué hay de cierto en esta dieta?

La dieta presenta una serie de conceptos inmunológicos, nutricionales y filosóficos tan entretejidos y enredados que evidencian que el autor sabe mucho al respecto.
Sin embargo, no existe ningún estudio científico respetable que compruebe la teoría de la dieta. Si uno leyera simplemente algo de un libro de fisiología, nutrición o biología, no encontraría nada que relacione a los grupos sanguíneos con recomendaciones alimenticias.
La dieta se pone un tanto peligrosa cuando se dan recomendaciones sin saber y sin evaluar el estado de salud de la persona. Es decir, si alguien tiene deficiencias proteicas, de vitamina B12 y/o vitamina D, y da la casualidad de que su grupo sanguíneo es A -en el que se recomienda una dieta prácticamente vegetariana- esta dieta podría aún más acentuar sus deficiencias.
Es sabido que el probar nuevas dietas nos encanta, y si lo hacemos por pocos días no nos trae mayores problemas de salud. Sin embargo, no debemos olvidarnos de que adelgazar no es cuestión de seguir la dieta de moda, sino de cambiar múltiples aspectos de nuestra vida como la alimentación y la actividad física.

[print_link]
Responder

Debes ingresar para publicar un comentario.