CUIDADOS DE LA PIEL GRASA

CUIDADOS DE LA PIEL GRASA
Si tu piel es grasa, será mejor que utilices para su cuidado productos «oil free», sin grasa añadida. Para la limpieza te recomendamos usar un gel de agua, que además de limpiar regula la secreción de grasa, y para su hidratación una crema matificante, que evitará la aparición de brillos. Este tipo de cremas se caracterizan porque no contienen cuerpos grasos, están constituidas por agentes purificantes y astringentes que dejan la piel mate durante horas, por lo que están especialmente indicadas para la zona T del rostro, aunque si vas a maquillarte con posterioridad será mejor que te apliques una fina capa por todo el rostro.

Las pieles grasas atraen la suciedad y por ello aparecen granitos y puntos negros, para este tipo de piel lo mejor es realizar una o incluso dos (si se trata de una piel muy grasa) mascarillas purificantes. Este tipo de mascarillas tienen la característica de limpiar en profundidad, eliminando la suciedad que se halla incrustada en los poros, dejando la piel limpia y fresca de inmediato, además disminuyen temporalmente el tamaño de los poros y si eres constante en su utilización llegan a controlar y regularizar la producción del sebo.
Realizar una exfoliación antes de la aplicación de la mascarilla siempre resulta muy conveniente pues la piel se hallará más receptiva y la mascarilla resultará más eficaz.

Si lo deseas también puedes probar con las siguientes mascarillas naturales:

Mezcla medio yogur con un pepino triturado.
Mezcla una clara de huevo batida a punto de nieve con el puré de 10 fresas maduras.
Mezcla una cucharada de zumo de limón con el puré obtenido de un tomate maduro.

Si te decides a probar alguna de ellas (o todas), deberás aplicarlas durante 20 minutos, hasta que estén bien secas, y después retirarlas con abundante agua tibia, te secas bien la cara y te aplicas una base hidratante.
En las pieles grasas también resulta habitual la aparición de poros dilatados, para mejorar este problema puedes aplicarte sobre ellos una clara de un huevo batida, aunque en la actualidad las mascarillas refrescantes y los tónicos podrán ayudarte con gran eficacia.
Si te dispones a maquillarte, debes saber que en en el caso de las pieles grasas, la textura más adecuada para el fondo de maquillaje son los compactos, que aplicados con una esponja seca darán un acabado mate y aterciopelado al rostro, al tiempo que disimulan las imperfecciones. Además tienen la capacidad de absorber la grasa, resisten la humedad y el sudor, y son rápidos y sencillos de usar.
Los papeles secantes de acción inmediata te resultarán ideales para solucionar de manera rápida y eficaz los brillos de la cara, basta con presionar la hoja contra el cutis para eliminar el exceso de grasa sin que el maquillaje se vea alterado lo más mínimo.
Si vas a realizarte una limpieza de cutis en profundidad, realiza un cambio en tu alimentación unos días antes y comprobarás como ésta se ve favorecida. Bastará con que elimines durante diez días las grasas saturadas de tu dieta, durante esos días puedes comer verduras aliñadas únicamente con aceite de oliva crudo y pescado a la plancha.
Te recordamos que las mascarillas de arcilla también ayudan a regular la producción de grasa.

[print_link]
Responder

Debes ingresar para publicar un comentario.