CUERPO FIRME ZONA A ZONA

Senos más tersos, vientre plano, glúteos firmes, brazos y piernas esbeltos… Con masajes, dietas específicas, ejercicios y la aplicación de cosméticos conseguirás una silueta 10 sin apenas esfuerzo. Sigue estos consejos y presume de cuerpo perfecto este verano.

Los enemigos que debes combatir

A partir de cierta edad, la piel pierde progresivamente su firmeza, sobre todo en las zonas más frágiles, como los senos o los brazos. No se trata, sin embargo, de un proceso inevitable. Si conoces cuál es tu problema, te resultará más fácil ganarle la batalla.

Edad

A partir de los 35 años, se inicia un proceso que, de no poner remedio, nos llevará a la flaccidez cutánea. Al disminuir progresivamente la producción de colágeno y elastina, la piel pierde tono y firmeza. Es precisamente a esta edad (o antes si crees que tu piel lo necesita) cuando debes empezar a realizar los cuidados antiflaccidez.

Sol

Las exposiciones prolongadas al sol envejecen y debilitan la piel, acelerando el proceso de pérdida de elasticidad. El sol, por lo tanto, no sólo arruga la piel, sino que también la deja más fláccida.

Factores hormonales

Las épocas más comprometidas para la firmeza de nuestra piel son aquellas en las que se producen fluctuaciones hormonales, especialmente durante el embarazo y a partir de la menopausia. Los oscilaciones en el ciclo vital hacen que la piel se adelgace y pierda elasticidad. Si bien estos desarreglos no se pueden evitar, vale la pena tenerlo en cuenta y extremar las precauciones en estas etapas de la vida. Durante el embarazo, por ejemplo, utiliza cremas reafirmantes en la zona del vientre.

Cambios de peso

Las dietas de adelgazamiento rápidas, que permiten perder peso en poco tiempo para recuperarlo poco después favorecen la aparición de la flaccidez. Cuando se adelgaza, la piel pierde elasticidad y se descuelga. Cuando se vuelve a engordar, se tensa en exceso. Mantenerte en un peso estable es la mejor medida para poder tener un cuerpo firme.

Mantén tu piel y tu cuerpo saludables

Un estilo de vida sana es la mejor garantía para mantener el cuerpo firme. Estas son más medidas principales para conseguirlo:

La imprescindible hidratacion

La sequedad cutánea es el primer paso para la pérdida de firmeza. Por esta razón, vale la pena tener la piel bien hidratada. Aplícate una hidratante o un aceite corporal a diario, preferentemente después de la ducha, y exfolia tu piel con regularidad o bien masajeándote con un guante de crin para  eliminar las células muertas. No olvides, además, beber un litro y medio de agua al día para hidratar tu cuerpo también por dentro.

Vigila tu postura

Es más importante de lo que, en principio, pudiera pensarse. Mantener la espalda erguida, con los hombros echados hacia atrás, tanto cuando estés sentada como de pie, te ayudará a que todo se mantenga «en su sitio». Ten en cuenta que, si la espalda se arquea, tanto los senos como el abdomen tienden a caer y perder su tono.


Controla el tabaco y el alcohol

El tabaco y el alcohol son los dos principales enemigos de la firmeza de la piel. La nicotina del tabaco disminuye la regeneración de las fibras elásticas y el alcohol provoca que el organismo acumule toxinas, además de ralentizar la oxigenación de la piel. El mensaje es claro: evita el tabaco y reduce al máximo el alcohol.

Muévete

El sedentarismo débilita la musculatura y favorece la flaccidez. Camina todo lo que puedas, prescinde del coche y del ascensor, haz un ligero paseo después de las comidas… Te ayudará a sentirte más atractiva, saludable y con mejor humor.

Descansa

Duerme las horas necesarias y mantén alejado el estrés. Si estás nerviosa o cansada, tendrás la musculatura en tensión, facilitando la aparición de la flaccidez.

La dieta que te ayudará a evitar la flaccidez

Hay una serie de nutrientes que no sólo mantendrán tu cuerpo saludable, sino que también te permitirán mantener tu piel firme durante mucho más tiempo.

Vitamina C

Los alimentos ricos en esta vitamina estimulan la producción de colágeno, sustancia imprescindible para mantener la piel tersa. La encontrarás en todos los cítricos, el kiwi, las fresas, las ciruelas, el coco, el tomate, el pimiento, las verduras de hojas verdes (espinacas, acelgas…), los guisantes, etc.

Aceites grasos esenciales

Resultan muy útiles para mantener la piel elástica. Los alimentos que los contienen son el aceite de oliva consumido en crudo, el pescado azul, el germen de trigo, los frutos secos y los cereales integrales.

Proteinas

Son nutrientes imprescindibles para reafirmar la piel y mantener el tono muscular. Actúan como un verdadero lifting» natural, por lo que se recomienda tomar una ración de alimentos proteicos como mínimo una vez al día. Son ricos en proteínas la carne, los huevos y el pescado, además de los frutos secos, la soja y las legumbres (sobre todo si las tomamos junto con cereales, como el arroz).

Cosmeticos reafirmantes: como se aplican

Su secreto

La misión de las cremas reafirmantes es proteger las fibras de colágeno y de elastina. Contienen, además, ingredientes que protegen la piel de los radicales libres, como vitaminas, minerales, oligoelementos, etc., y sustancias hidratantes, como los aceites vegetales.

Constancia

Para que resulten eficaces, este tipo de productos deben utilizarse a diario y durante un período largo de tiempo (de tres meses como mínimo). En verano, debido a las exposiciones al sol, es aconsejable realizar un tratamiento intensivo aplicándolos dos veces al día, por la mañana y también por la noche.

Cómo utilizarlos

Obtendrás el máximo beneficio si los extiendes mediante un suave masaje, ejerciendo ligeras presiones con el pulgar para estimular la circulación sanguínea superficial, insistiendo en el interior de los muslos y de los brazos. Los movimientos deben ser amplios y realizarse lentamente.

Víentre como una tabla

El problema del vientre es su tendencia a acumular grasa. Si a esto le sumamos la hinchazón que sufre esta zona durante la menstruación, el embarazo, etc. no es de extrañar que la piel acabe por distendirse. Para tener un vientre firme y fuerte como el de Shakira, sigue estos consejos:

Gimnasia

La amplia variedad de ejercicios abdominales te irán de perlas, sobre todo si los realizas a diario. En cuanto al deporte, te conviene la bicicleta y el aparato de remo que hay en los gimnasios. El yoga y el Pilates, al incidir en la respiración abdominal, también ayudan.

Masajes reafirmantes

En esta zona, el masaje debe realizarse de forma circular. Empieza en el ombligo, siguiendo la dirección de las agujas del reloj, y ve ampliando el círculo en espiral.

El truco «top»

Siempre que te acuerdes, trata de contraer los músculos del abdomen el máximo tiempo posible. Evita, además, todas aquellas prendas que apreten el vientre, como los pantalones ceñidos, cinturones, etc.

Pecho en su sitio

No es fácil tener un pecho tan firme como el de la actriz  Scarlett Johansson. Además de no estar sujeto por ningún músculo, el pecho experimenta constantes variaciones de tamaño (ciclo menstrual, embarazo, lactancia, etc.). No es de extrañar, que sea esta zona donde primero aparece la  flaccidez.

Gimnasia

Los deportes como las pesas  y la natación resultan muyadecuados para mantener los senos firmes. En casa, puedes realizar este ejercicio: Estirada en el suelo, con los brazos en cruz y una pesa en cada mano, inspiray lleva los brazos hacia el centro mientras expulsas el aire. Repite 10 veces.

Masajes reafirmante

Aplica una crema reafirmante específica para pecho realizando un masaje circular en el sentido de las agujas as del reloj, evitando el pezón.

El truco «top»

En tu ducha diaria, dirige un chorro de agua fría hacia los senos, moviendo el teléfono de la ducha en círculos. El frío tonifica y reafirma.

Glúteos perfectos

Son los músculos más grandes del cuerpo, pero también los que menos ejercitamos, por lo que tienden a perder firmeza. Si quieres unos glúteos como los de Elsa Pataky, toma nota:

Gimnasia

Un buen ejercicio es contraer los glúteos varias veces al día (de la misma manera que se hace para reafirma el vientre). En casa, también puedes practicar este ejercicio: sentada en el suelo con las piernas estiradas y los brazos cruzados delante del pecho intenta desplazarte con las nalgas. Los deportes que más te convienen son andar, correr, nadar, bailar y  montar en bicicleta.

Masajes reafirmantes

Envuelve en un paño unos cubitos de hielo y masajea tus nalgas con ello, realizando círculos.

El truco «top»

Olvídate del ascensor y sube y baja las escaleras a pie. Al cabo de pocas semanas tendrás los glúteos mucho más firmes.

Muslos esbeltos

La cara interna de los muslos tiene una gran tendencia a la flaccidez. Si, además tenemos sobrepeso o celulitis, el problema se agrava. Para tenerlos como Gisele Bündchen, sigue estos consejos:

Gimnasia

Un ejercicio perfecto para moldear y reafirmar esta zona es el «step» una especie de escalón que deberás subir y bajar haciendo fuerza con las piernas. Otro consejo es subir y bajar las escaleras apoyándote tan sólo en las puntas de los pies, para forzar los músculos.

Masajes reafirmantes

El drenaje linfático es muy eficaz en esta zona, ya que ayuda a eliminar la acumulación de líquidos y las toxinas. Consiste en realizar un masaje muy suave y rítmico con las manos y dedos, ejerciendo la mínima presión. Este masaje, además, activa la circulación.

El truco «top»

Las envolturas con algas (en dietéticas y herboristerías) te ayudarán a reafirmarla zona.

Brazos firmes

La parte interior de los brazos está sustentada por un músculo, llamado tríceps, que apenas usamos. El resultado es una mayor tendencia a la flaccidez. Estos consejos te ayudarán a conseguir unos brazos firmes como los de Naomi Campbell.

Gimnasia

Para trabajar el tríceps, puedes realizar ejercicios con pesas de medio kilo, moviendo los brazos como si remaras. También te conviene practicar deportes como la natación y el voleibol.

Masajes reafirmantes

El masaje en esta zona debe realizarse en sentido ascendente, desde las muñecas hasta las axilas, como si amasaras los músculos. Si tienes la piel áspera, realiza el masaje en seco y con un guante de crin. Evita, sin embargo, los movimientos enérgicos en la zona de la axila, ya que es allí donde están los gánglios linfáticos.

El truco «top»

También puedes darte duchas alternas de agua caliente y fría, terminado con la fría.

Fuente: Revista Pronto

Responder

Debes ingresar para publicar un comentario.