CABELLO A TODO COLOR

CABELLO A TODO COLOR

La clave: hacer una buena elección

Ni todas las mujeres tienen las mismas necesidades, ni todos los productos de coloración son iguales. Elige el tipo de coloración más adecuado según la cobertura y duración deseadas entre estas modalidades:

Coloración temporal

Son los baños de color de toda la vida, que contienen pigmentos vegetales que se adhieren a la superficie del pelo sin dañar su interior. Aparte de reavivar el tono con una película de color y de brillo, proporcionan mayor densidad al cabello, lo que viene como anillo al dedo a las mujeres de pelo fino o escaso. En su contra: estos productos no modifican el color natural del pelo, apenas si cubren las canas y el color se pierde a los seis lavados.

Coloración tono sobre tono

A medio camino entre la coloración no permanente y la permanente, encontramos la coloración tono sobre tono, duradera o semipermanente. En lugar de utilizar amoníaco, incorpora otros oxidantes más respetuosos con el cabello, que traspasan la cutícula del pelo sin llegar a atravesar el córtex. Tapa las canas cuando no superan el 50% del cabello y puede aclarar un tono el color original del pelo. Sus efectos duran seis semanas.

Coloración permanente

Cuando las canas son mayoría o se busca un cambio de look radical, lo mejor es recurrir a la coloración permanente. Estos tintes, capaces de aclarar u oscurecer el pelo hasta tres tonos, cubren la plena totalidad de las canas al incorporar amoníaco y agentes oxidantes en su fórmula. Una versión menos agresiva de este tipo de tintes son las coloraciones permanentes bajas en amoníaco.

Atrévetea teñirte en casa

Encontrar el momento para ir a la peluquería no siempre es fácil. Por una mera cuestión de tiempo y economía, alrededor del 40% de las mujeres se tiñen ellas misma en casa. Evita sorpresas desagradables siguiendo estas indicaciones:

Regla no. 1: Los productos de coloración suelen quedar un poco más oscuros que en las fotos del producto, motivo por el que muchas mujeres acaban oscureciéndose el cabello sin pretenderlo. En caso de duda, escoge siempre un tono más claro al deseado.

Regla n° 2: Pertréchate de unos guantes de plástico, unas pinzas para sujetar el cabello, un pincel, un bol para hacer la mezcla (nunca de metal) y vaselina para cubrir la línea donde el cabello limita con la piel y evitar así las antiestéticas manchas del tinte. ¿Te has olvidado de aplicarla? En mienda el descuido pasándote por encima ceniza o un algodón empapado en champú y alcohol de 90°.

Regla n° 3. Si lo que quieres es cubrir las canas, comienza por la zona donde haya más cantidad y, después, extiende el tinte mechón a mechón empezando por la raya del pelo. Aplica el producto primero en las raíces y, después, en medios y largos. En caso de utilizar una coloración temporal, sigue el orden contrario.

Disimular el efecto raíz es posible

Las mujeres con canas seven obligadas a hacerse retoques cada 4-5 semanas. Consigue espaciar la aplicación del tinte poniendo en práctica las siguientes medidas.

Más volumen

Para ocultar la raíz del cabello, hazte la raya del pelo en zig-zag y dale mucho volumen.

Recurre a las mechas

Las que mejor disimulan el efecto raíz son las mechas rubias, finas y muy diseminadas. Este recurso es tanto más efectivo cuanto más clara es la base del pelo.

Hazte con un retoca-raíces

Estos productos te salvarán de más de un apuro porque tapan en cuestión de segundos las raíces que quedan más visibles o los mechones de canas localizados (en las sienes, las patillas, el flequillo, etc.). Gracias a su innovador peine-aplicados, extender el color es tan sencillo como limpio. Los hay en varios tonos y una sola aplicación dura tres lavados.

Fuente: Revista Pronto

[print_link]
Responder

Debes ingresar para publicar un comentario.